domingo, 23 de septiembre de 2012

OBRA DE TEATRO "JUAN SINMIEDO"


He hecho una adaptación de la obra de teatro "Juan Sinmiedo", de la Editorial Everest. Es una obra para 24 personajes y es bastante divertida. Está pensada para los de 5 años o primer ciclo de Primaria. Espero que os guste y que os sirva. 



JUAN SIN MIEDO

PERSONAJES:
REINA, REY, HERALDO, PAJES (2), CONDE, PRÍNCIPE, VIZCONDE, MARQUÉS, DUQUE, JUAN, ERMITAÑO (2), DRÁCULO (2), FANTASMAS (3), BRUJAS (2), CRIADA SEGISMONDA, CRIADA RAIMUNDA, OBISPO, PRINCESA.

(Aparecen el Rey, la Reina y en medio, la Princesa. En el escenario, hay unos tronos)
REINA: (Autoritaria. Tirando para sí de la Princesa) ¡No se casa!
REY: (Viejete. Tirando para sí de la Princesa) ¡Sí se casa!
REINA: ¡No se casa!
REY: ¡Sí se casa!
REINA: ¡No se casa!
REY: ¡Sí se casa!
(La Princesa se echa a llorar. El Rey y la Reina se acercan)
REINA: (A la princesa) ¿A que no quieres casarte?
PRINCESA: No.
REY: ¿A que sí quieres?
PRINCESA: Sí
REINA: ¿A que no quieres casarte?
PRINCESA: No.
REY: ¿A que sí quieres?
PRINCESA: Sí
REINA: (Amenazándola, agitando la mano y apretando los dientes) ¡Huyyyy!
REY: (Igual) ¡Huyyyy!
(La princesa se encoge y da un zapatazo)
REY: ¡Heraldo! ¡Heraldo!
(Entra el heraldo con un pergamino y una trompeta colgada al cuello. Le contesta en el mismo tono que ha usado el Rey)
HERALDO: ¡Señor! ¡Señor!
REY: Un anuncio.
HERALDO: Un anuncio.
REY: (Dictando) Mi hija se casa.
HERALDO: Mi hija se casa.
REY: ¡No!
HERALDO: ¡No!
REY: ¡A callar! (Sigue dictando) Quien quiera casarse con la hija del Rey, pasará la prueba del miedo.
HERALDO: (Se va entre el público tocando la trompeta y pregonando) ¡La prueba del miedo! ¡La prueba del miedo!
REY: ¡Ea!
REINA: (A la princesa) ¡Pobrecita mía!
PRINCESA: (Hace pucheros) ¡Buaaa!
PAJE 1: (Llega, toca la trompeta y anuncia) ¡El conde Sesconde!
CONDE: (Muy valiente y apuesto. Se dirige al Rey) ¡Yo me casaré con su hija! Soy el más valiente.
REY: Tendrás que pasar la prueba del miedo.
CONDE: ¡Eso está chupado!
(La Reina se ríe. Se oyen ruidos de caballos. El paje mira a ver quién llega)
PAJE 2: (Tocando la trompeta anuncia) ¡El Príncipe Principal!
(Entra el Príncipe, muy elegante, lleno de joyas. Se pasea con mucha pompa por el escenario)
PRÍNCIPE: (Mirando al público) Soy el Príncipe Principalísimo. ¡Soy tan valiente, que hasta me lavo los dientes! ¡Y no lloro si se me cae un diente!
(El Rey, la Reina y la Princesa hacen gestos de admiración. El Conde hace un gesto de “No será para tanto”)
REINA: Tendrás que pasar la prueba del miedo.
PRÍNCIPE: ¡Eso es pan comido!
PAJE 1: (Tocando la trompeta y anunciando) ¡El Marqués Delrevés!
MARQUÉS: Soy el Marqués Delrevés y no tengo miedo ni a un ciempiés.
REY: Tendrás que pasar la prueba del miedo.
MARQUÉS: ¿La prueba del miedo? ¿Miedo yo? Tururú.
PAJE 2: (Tocando la trompeta y anunciando) ¡El Duque Delbuque!
DUQUE: Soy el Duque Delbuque y me gusta mucho el manduque.
REY: Tendrás que pasar la prueba del miedo.
DUQUE: ¡Eso está chupado!
(Entra, de manera precipitada, el Vizconde Bizcocho)
VIZCONDE: ¿Dónde está el miedo?
PAJE 2: (Muy sorprendido, toca la trompeta y anuncia) ¡El Vizconde Bizcocho!
VIZCONDE: (Presumido) Soy el Vizconde Bizcocho, más chulo que un ocho, (Acercándose a la Princesa), y dulce como un bizcocho.
REINA: ¡Estás pocho!
PRÍNCIPE: Y miente como Pinocho.
REY: ¡Basta! ¡Basta ya!
JUAN SINMIEDO: (Entrando vestido de plebeyo, con un hatillo colgado de un palo) ¡Un momento!
TODOS: ¿Eh?
JUAN SINMIEDO: ¡Yo quiero saber lo que es el miedo!
VIZCONDE: ¿Te lavas las manos antes de comer?
JUAN: Sí.
PRÍNCIPE: ¿Te lavas los dientes después de comer?
JUAN: Sí.
CONDE: ¿Te gustan las lentejas?
JUAN: Sí.
MARQUÉS: Pues es comida de viejas.
DUQUE: Comida, ¿dónde hay comida?
REY: Pero tú, ¿quién eres?
JUAN: Juan Sinmiedo.
VIZCONDE: ¿Sin, sin…?
JUAN: (Muy tajante) ¡Sin, sin!
PRÍNCIPE: No puedes concursar.
(Todos miran al Rey, que está pensativo. Mira a Juan, se rasca la cabeza, se toca la barba…)
JUAN: (Al Rey) Yo quiero saber lo que es el miedo y casarme con la princesa, y…
REINA: (Muy brutota) ¡Bueno, bueno! ¡¡Echa el freno, Madaleno!!
REY: Tiene derecho a participar.
TODOS LOS PRETENDIENTES: ¡Jo!
REY: ¿No sabes lo que es el miedo? (Mirando a Juan)
JUAN: No. Dicen que soy tonto.
TODOS LOS PRETENDIENTES: Desde luego.
JUAN: Porque no sé lo que es el miedo.
REY: ¡Pues lo vas a saber! (Se va haciendo de noche) Llega la hora.
PAJE 1: (Tocando la trompeta) Ha llegado la hora.
PAJE 2: El que mañana esté vivo y en el castillo, se casará con la Princesa.
(Salen todos. El escenario se oscurece y se prepara el decorado de un castillo tenebroso. Se oyen cerrojos, chirridos, silencio)
(Se oye un ruido de cadenas. Por la ventana pasan, muy despacio, desfilando y cantando, siluetas oscuras con luces. Son las ánimas del purgatorio. Salen los ermitaños, vestido como un monje, con capucha, cadenas… Los pretendientes tiemblan. Juan se queda impasible.)
ERMITAÑO 1: ¡Doominus vobiiiisco!
ERMITAÑO 2: (Acercándose a Juan) ¡Doominus vobiiisco!
JUAN: (En el mismo tono que el Ermitaño) En el cuuulo te pego un pelliiizco.
ERMITAÑO 1: ¿No te damos miedo?
JUAN: ¡Qué más quisiera yo!
ERMITAÑO 2: (Muy cerca) ¡Uhhhhh! ¡Uhhhhh!
JUAN: (Echándolo a un lado) ¡Qué pesado!
(Juan les da unas patadas. Los ermitaños se van cojeando. Los pretendientes tiemblan y están nerviosos. Juan abre su hatillo y se pone a comer, muy tranquilo. Música de “Una noche en el Monte Pelado”, de Mussorgsky. Se oye una risa estridente. Chirriar cerrojos, crujido de maderas. Se abren dos ataúdes. Aparece el Conde Dráculo y la Condesa Draculina).
DRÁCULO: (Con la capa en alto, como alas de murciélago) ¡Uhhhh! ¡Uhhhh! ¡Sangre! ¡Sangre!
CONDE: (Señalando a Juan) ¡A ése! ¡A ése!
VIZCONDE: ¡Sí, chúpale la sangre a ése!
DRÁCULO: (Acercándose a Juan) ¡Uhhhh! ¡Uhhhh! ¡Soy el conde Dráculo!
DRACULINA: ¡Y yo la condesa Draculina!
JUAN: ¡Jo! ¡Otros dos! ¡Lavaos los dientes, que los tenéis muy sucios!
DRÁCULO: Queremos sangre fresca.
JUAN: ¿Pues sabéis lo que os digo?
DRACULINA: ¿Quéeeeee?
JUAN: Que me voy a dormir.
DRÁCULO: ¿Nooo te damos miedoooo?
JUAN: ¡Nooooo!
DRÁCULO Y DRACULINA: (Se van cabizbajos y al pasar al lado de los pretendientes, les asustan) ¡Uh!
PRETENDIENTES: ¡AAAAhhhh!
(Juan se echa a dormir. Por la puerta aparecen 3 brujas. Los pretendientes sacuden a Juan para que despierte)
MARQUÉS: (Temblando) Despierta, Juan.
PRÍNCIPE: (Temblando) Venga, hombre, despierta.
(Juan se pone a roncar)
BRUJA 1: (Riendo exageradamente) Jaaaa, jaaaa. Os voy a convertir en ratas.
BRUJA 2: Haremos un  brebaje y una poción mágica con vuestras orejas.
BRUJA 1: Jaaaa, jaaaa. Somos las brujas Brujillas y os comeremos con pan y mantequilla.
PRETENDIENTES: ¡Socorro! ¡Socorroooo!
(Salen huyendo despavoridos)
BRUJA2: Menos mal que por lo menos ellos se han asustado.
BRUJA 1: Sí, porque a éste… no hay quien lo despierte.
BRUJA 2: ¡Vámonos, aquí no hay nada que hacer!
(Salen asustando al público. Juan sigue roncando. Entran unos fantasmas)
FANTASMA 1: (Moviendo a Juan) ¡Uhhhh! ¡Uhhhhh!
(Juan se da una vuelta)
FANTASMA 2: ¡Uhhh! ¡Uhhhh!
FANTASMA 3: ¡Uhhhh! ¡Uhhh!
JUAN: (Harto) ¡Quiero dormir! ¡Dejadme en paz!
FANTASMA 1: Soy el fantasma de los ojos azuuuleeees.
JUAN: Pues como no te vayas, te los voy a poner morados.
FANTASMA 2: Soy el fantasma del tractor.
JUAN: Pues vete, porque aquí no vas a sembrar ni el pánico.
FANTASMA 3: Soy el fantasma de las bragas roootas.
JUAN: Pues toma 5 y cómprate otras.
(Cansado Juan les persigue con una vara hasta que éstos desaparecen).
(Amanece. De repente aparecen el Rey, la Reina y la Princesa)
REY: (Contento) ¡Tú te casarás con mi hija!
REINA: (Enfadada y mirando al público) ¡Ya se me ocurrirá algo para que no se case con éste!
JUAN: Pero… ¡No sé lo que es el miedo!
REY: Ven. Hay que preparar la boda.
(Se quedan la Reina y la Princesa)
REINA: ¡Segismundo! ¡Raimunda!
SEGISMUNDA: ¿Nos ha llamado, señora?
RAIMUNDA: ¿Qué desea?
REINA: Rápido. Hay que poner a la princesa muy fea.
SEGISMUNDA: Pero, señora. Se va a casar.
RAIMUNDA: Tiene que ir lo más guapa posible.
REINA: Silencio. Haced lo que os digo. Traed una barba y una nariz.
SEGISMUNDA: Señora. ¿Esta barba es de su gusto?
RAIMUNDA: Traeré el velo de novia.
(Entran el Rey, Juan, el Obispo, el Heraldo, los pajes, los pretendientes…)
REY: Ya está todo preparado. Señor Obispo.
(Todos hacen una reverencia. El obispo se sube al estrado, de cara al público. Ante él Juan y la Princesa. Detrás, el resto de invitados)
OBISPO: Juan Sinmiedo, ¿quieres casarte con la princesa?
JUAN: Sí, quiero.
OBISPO: Princesa Sorpresa, ¿quieres casarte con Juan Sinmiedo?
PRINCESA: (Tímida) Bueno.
OBISPO: Pues yo os declaro marido y mujer.
REINA: ¡Que se besen! ¡Que se besen!
TODOS: (Animando al público) ¡Que se besen! ¡Que se besen!
(Juan, tímido, levanta el velo a la Princesa)
JUAN: (Aterrado) ¡Ay, qué miedo! ¡Qué miedo!
PRINCESA: ¡No te vayas, marido mío! Mira, me lo quito todo. (Se va quitando la barba, la nariz…)
JUAN: (Se acerca) ¡Qué guapa eres!
REINA: ¡Huyyyy, qué rabia!
JUAN: ¡Viva! ¡Ya sé lo que es el miedo!
(Suena música, se ponen a bailar, mientras se van apagando las luces)          




Datos personales

Mi foto

¡Me encanta mi trabajo! ¡Disfruto mucho con mis peques de Infantil!